Nada es lo que parece

17. enero 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La rueda de prensa conjunta que ayer ofrecieron el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, es una buena muestra de que, en los tiempos de la Dictadura de los Mercados, nada es lo que parece.

Sarkozy parece un gobernante de talante democrático y abierto, dispuesto a responder a cualquier pregunta periodística que tenga relación con su labor al frente del Estado francés; y sin embargo, no es más que otra marioneta del dios Mercado que se niega a contestar cuando le preguntan por la reciente rebaja de Standard & Poor’s sobre la calificación de la deuda soberana francesa.

Sin embargo, el condecorado presidente francés (distinguido ayer con el Toisón de Oro de la Corona española) acertó a proponer que las agencias de calificación no deben regir las políticas económicas de los grandes países (como el suyo), aunque no mencionó si estaba dispuesto a aceptar que sí lo hicieran con los pequeños y medianos. Un análisis ejemplar.

Tampoco Mariano Rajoy es lo que parece, a pesar de que su anodina campaña electoral sin propuestas políticas le conceda ahora un amplio margen de maniobra en su gestión al frente del Ejecutivo español. De hecho, pocos días después de jurar el cargo rectificó su compromiso de no subir los impuestos, mediante un incremento “temporal” y dudosamente progresivo del IRPF y del IBI. La decisión de subir el IVA queda supeditada a la reunión que hoy mantendrá Rajoy con el representante de los Mercados en Europa, Herman Van Rompuy.

La firmeza de las políticas económicas de Rajoy quedó ayer patente en una de sus frases durante la rueda de prensa: “Creo que hemos subido suficiente los impuestos, pero en la vida nada es para siempre”. “Creo”, “suficiente”, “en la vida”, “para siempre”,… grandes conceptos de teoría económica.

En todo caso, la indefinición del Gobierno central acerca de estas y otras cuestiones económicas (similar, por cierto, a la que practicaba Rodríguez Zapatero) está provocando un pequeño caos institucional en cadena, gracias al cual ninguna institución sabe a ciencia cierta de qué ingresos va a disponer para 2012, y en consecuencia, cuál es el presupuesto que debe elaborar. Sin duda, un gran comienzo de legislatura.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados