Zaragoza Burning Bus

7. noviembre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hasta ahora, el único atractivo turístico de Zaragoza era el culto mariano, sobre todo, después del desinterés que las instituciones públicas y algunas entidades privadas como CAI e Ibercaja han demostrado por desarrollar el potencial turístico y cultural de los edificios emblemáticos de Expo Zaragoza 2008.

Pero la capital aragonesa está construyendo en estos momentos otro motivo de atracción turística: ser la ciudad española en la que más autobuses urbanos se incendian mientras se encuentran prestando servicio. El último de ellos, ayer mismo sobre las 8:30 en la plaza Mozart, cuando el autobús número 436 de la línea 44 fue pasto de las llamas. Afortunadamente, el conductor y los viajeros que lo ocupaban pudieron salir ilesos.

En menos de seis meses, ya son siete los vehículos que han dejado de existir en plena vía pública como consecuencia del deficiente mantenimiento al que se ven sometidos por parte de Auzsa, empresa concesionaria de este servicio.

Dentro de poco, y con la ayuda de alguna nueva aplicación para móviles, comenzarán a organizarse viajes turísticos en los que, en lugar de cazar pokémons, los visitantes intentarán capturar la imagen de algún autobús urbano calcinado en pleno servicio.

En esta labor de promoción turística, han jugado un papel esencial el concurso público que el anterior gobierno municipal socialista amañó para que la concesión recayera en Auzsa (antigua Tuzsa), y no en la cooperativa de trabajadores de la propia empresa; así como la actitud cicatera de unos empresarios que, por ahorrar, no sólo son capaces de sacar a las calles unos autobuses que –como se ha demostrado– no están en condiciones de circular, sino también de arrancar las partes tapizadas de los asientos de los viajeros, con tal de tacañear el coste de su limpieza.

No deja de llamar la atención que se genere una gran alarma social cuando los autobuses urbanos se incendian en la vía pública como consecuencia de la actitud vandálica de algunos grupos antisistema, y que estos mismos siniestros pasen prácticamente desapercibidos cuando tienen como origen la actitud negligente y usurera de unos empresarios.

Quizá, como decimos, algunos estén calculando que lo que se pierde en patrimonio municipal, se recupere con creces en forma de incremento del número de turistas. Para ello, sólo hace falta que alguien invente la app “Zaragoza Burning Bus”, y la ponga a disposición del público en las mejores plataformas para Iphone y Android.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados