Pedro Santisteve: “Nuestra prioridad ahora mismo es la paralización de los desahucios en Zaragoza”

9. julio 2015 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> Entrevista al alcalde de Zaragoza, elegido el 13 de junio con los votos de Zaragoza En Común, PSOE y CHA

Abogado penalista, activista social, profesor universitario. Hasta aquí la definición que Wikipedia ofrece sobre este zaragozano de 57 años recién cumplidos, que el pasado 13 de junio era proclamado alcalde de la capital aragonesa. Pero cuando Pedro Santisteve nos recibe en su despacho consistorial, da la impresión de que llegamos al humilde lugar de trabajo de un ciudadano de a pie. El tuteo surge de forma espontánea, casi como una necesidad protocolaria. Y entonces cobra significado el lema electoral de Zaragoza En Común, “nunca unas elecciones las ganó tanta gente”; y es que, efectivamente, Santisteve es sólo uno de los miles de zaragozanos y zaragozanas que ganaron un Ayuntamiento porque perdieron su reticencia a participar en unas elecciones. Texto y foto: Javier Grimal

¿Ha llegado el 15M al gobierno de las instituciones?

El 15M tiene mucho que ver con estos movimientos municipalistas. Está claro que la gente que participó en esa revolución democrática siguió trabajando en los movimientos sociales, y fruto de esa experiencia acumulada en esos cuatro años, probablemente, surgió el trabajo previo a estas candidaturas municipalistas. Ahora se habla de regeneracionismo político, de empoderamiento de la ciudadanía, frente a los cotos cerrados en los que la clase política había convertido los espacios institucionales. Es una ocupación del espacio público por parte de la ciudadanía, frente a la profesionalización de la política.

Siempre has sido una persona comprometida socialmente, pero ¿qué te lleva a dar ese paso hacia unas primarias que podían acabar –como han acabado– en el gobierno municipal?

No fue una idea preconcebida mía, sino que los acontecimientos me fueron llevando en este sentido. En esos preparativos de las candidaturas, mi función podía ser de puente entre las personas que militaban en organizaciones políticas, y mucha gente independiente.

¿Estamos viviendo una segunda transición en España?

Yo creo que sí. El régimen de la Transición, en el sentido de la patrimonialización de las instituciones por el bipartidismo en beneficio de sus propias redes clientelares, está tocando a su fin. Por ello, todo aquello que quedó pendiente en la Transición vuelve a aparecer en el tablero político. Se habla del final del régimen de la segunda Restauración Borbónica.

Y para ese cambio político, ¿son necesarias candidaturas de unidad popular de la izquierda a las próximas Elecciones Generales?

Lo que ha ocurrido en el ámbito municipal es diferente de lo que ha ocurrido en el ámbito autonómico. En el ámbito municipalista ha habido un protagonismo de la gente, de los ciudadanos; ha habido un paso atrás de los partidos políticos, y eso marca una diferencia notable con posibles acuerdos de gobierno o entre cúpulas de partidos en el entorno autonómico.

¿Qué puede ocurrir de cara a las Generales? Pues es un tema abierto a todas las posibilidades, como la que planteaba aquí el lunes Alberto Garzón, pero creo que a mí, como alcalde de la ciudad, no me corresponde pronunciarme sobre este tema. Cuando me toque dar mi opinión, la daré como uno más, pero hay otros actores a los que hay que dar protagonismo.

En todo caso, la experiencia de Zaragoza En Común ¿podría ser positiva como referencia?

Yo creo que es ejemplar. Probablemente, los planteamientos más atrevidos en materia de primarias, y de menos protagonismo de los partidos y a favor de la gente, se ha producido aquí en Zaragoza. Ha habido un esfuerzo añadido de la gente que ha trabajado en este proceso de mediación y de aplicación de metodologías participativas, que ha posibilitado este consenso, incluso tratando situaciones delicadas de tensión interna. Eso es un gran logro.

De tu antecesor en el cargo, ¿cuál sería la actuación que mejor valoras y la que peor?

Pues, si quieres que te sea sincero, yo no he seguido la política municipal de cerca, porque hasta ahora la política institucional nunca se había manifestado para mí en términos atractivos, con posibilidades de opinar; con lo cual, como no lo he sentido como algo mío… pues te puedo decir que no le he seguido la pista.

Yo a Juan Alberto Belloch lo conocí cuando fue presidente de la Audiencia Provincial del Bilbao, lo volví a ver en un acto que le presenté en el Colegio de Abogados cuando dejó de ser ministro bicéfalo, y salvo eso… pues no te podría decir.

Y a nivel político ¿cómo ha sido el relevo?

El relevo ha sido inexistente. No ha habido tal relevo, y me parece muy preocupante, no en cuanto a cómo nos podamos sentir nosotros (que como somos nuevos, nos habría venido muy bien), sino porque la administración municipal se merece un relevo adecuado. Esto es muy clarificador de cómo se ha funcionado en este país, y lo que escenifica es un final de época. Ha sido como un abandono de la institución, se ha salido corriendo, y si te he visto, no me acuerdo.

Afortunadamente, nos estamos encontrando con una buena acogida por parte de los funcionarios.

¿Eso quiere decir que has percibido una ruptura entre las gentes de la primera Transición y las gentes de la segunda?

Sí, esta situación creo que marca un final de ciclo. Que no haya existido esa transmisión es quizá porque te ven tan diferente y con tan pocos puntos en común, que les generas una situación de intranquilidad o de despecho por verse desplazados del mandato político.

Aunque no se hayan cumplido los primeros cien días de gobierno, ¿cuáles van a ser las primeras medidas de choque que vais a poner en marcha?

Estamos trabajando en el tema de la emergencia social con la paralización de los desahucios; estamos coordinando las instituciones judiciales, con colectivos sociales, con el IASS y con entidades financieras para adelantarnos a los lanzamientos y buscar alternativas habitacionales. Esa es nuestra prioridad ahora mismo en Zaragoza.

Otro elemento clave para nosotros en este primer Pleno va a ser la rebaja del sueldo de los cargos públicos de este Ayuntamiento, y en ese sentido hemos hablado desde el primer momento con todos los grupos municipales, con el fin de ir reduciendo gastos para dedicar el dinero a esa emergencia social.

La indignación frente al neoliberalismo ha sido tan grande como la expectativa que generan en mucha gente candidaturas como Zaragoza En Común ¿Teméis que vuestros votantes esperen demasiado de vosotros en demasiado poco tiempo?

Pues igual sí, porque lo primero que hay que comprender es que los Ayuntamientos no pintamos nada. El esquema de la distribución de poder en este país nos deja casi sin margen de maniobra para las políticas de redistribución de la riqueza. Además, estamos intervenidos, pagamos diez veces más en intereses de la deuda que en servicios sociales,… y con esa espada de Damocles la gente no puede esperar milagros.

Dentro de nuestro escaso margen, haremos lo que podamos frente a situaciones indignas como los desahucios, pero desde un Ayuntamiento no puedes cambiar demasiadas cosas. Estamos condicionados por la política estatal, por la Ley de Haciendas Locales, por la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (que nos vacía de contenido a favor de los gobiernos autonómicos),…

Por eso, lo primero que reivindicamos es la autonomía del poder local, que tiene que ser clara en cualquier esquema de Estado.

Y en los meses que quedan hasta las Generales, y habiendo alcanzado el poder candidaturas como Ahora Madrid, Barcelona En Comú, o Zaragoza En Común ¿puede haber una nueva vuelta de tuerca presupuestaria en contra de los Ayuntamientos por parte del Gobierno central?

A mí me molesta la falta de visión de Estado de quienes piensan que en una democracia el poder se puede ejercer de modo absoluto, sin contar con los demás. Eso ha generado muy malas prácticas, y los que han salido perdiendo son el pluralismo, la participación ciudadana y las ganas de intervenir en política. Esta situación no se puede sostener. La historia les pasará factura si dejan pasar esta ola de regeneracionismo político que planteamos las candidaturas municipalistas.

¿Cómo valoras el referéndum griego?

Pues probablemente no les quedaba otra opción. Ha habido un marcaje tan férreo por parte de la Troika, que no podían hacer otra cosa que intentar cambiar el marco planteando una cuestión muy clara: “¿ustedes están por respetar la soberanía del pueblo de un Estado asociado a la UE, o también van a pasar por encima de eso?”

Lo triste es que haya tenido que llegar el Gobierno griego a la convocatoria de un referéndum; eso es un fracaso, no del Ejecutivo de Tsipras, sino de los que tienen el poder para negociar.

¿Hay un déficit democrático en Bruselas?

Claro. En la Unión Europea hay mucho que hablar de cómo nos han absorbido una serie de competencias, pero sin un proceso de democratización paralelo: hay unos Ejecutivos con mucho lobby detrás, pero el Parlamento Europeo sigue pintando muy poco. A ver qué lecciones de democracia van a darnos ellos.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados