Willy Meyer afirma que con la cesión de Rota para el escudo antimisiles “España se pone a la cabeza del rearme mundial”

7. octubre 2011 | Por | Categoria: Nacional

banda_seccion_act-nacional

>>> El eurodiputado de IU considera que se trata de un paso atrás respecto a los acuerdos START I y START II entre Rusia y EEUU tras la Guerra Fría

 

Estrasburgo (Francia).- En respuesta al anuncio de Zapatero de desplegar el componente naval del escudo antimisiles de la OTAN en la base de Rota (Cádiz), el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, considera que “su construcción rompe unilateralmente el avance en el desarme”. Según Meyer, con la decisión de ceder la base de Rota, “España se pone a la cabeza del rearme a escala mundial, en el sentido totalmente contrario de lo que debería ser la seguridad compartida que permitiera la eliminación y destrucción ecológica de las armas de destrucción masiva”.

 

Ante la reunión en Bruselas de los Ministros de Defensa de los países que integran la OTAN, José Luis Rodriguez Zapatero se desplazó por sorpresa para comparecer en el cuartel general de la Alianza Atlántica junto con Anders Rasmussen, secretario general de la OTAN y Leon Panetta, secretario de defensa estadounidense, y anunciar la participación de España en el escudo antimisiles, lo que supondría el despliegue de más de un millar de militares en Rota, así como de cuatro buques del escudo antimisiles.

 

Las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla) son plataformas estratégicas para Estados Unidos, ya que se encuentran a medio camino entre Irak y Afganistán. Aviones militares estadounidenses realizan unos 4.000 vuelos en España anualmente.

 

Meyer, quien fuera portavoz de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados y miembro de la Asamblea de la OTAN entre 1996 y 2000, considera que esta decisión del gobierno de Zapatero “dinamita política de construcción de una paz fundamentada en el control mutuo, dando un salto en la carrera armamentística en vez de en la carrera hacia el desarme”

 

Según el eurodiputado de IU, “se trata de un paso atrás respecto a los acuerdos START I y START II firmados entre Rusia y Estados Unidos tras el final de la Guerra Fría, que establecían una reducción del armamento”.

 

El coste del escudo antimisiles se estima en cientos de miles de millones de dólares y para su instalación George Bush realizó un incremento del 50% del presupuesto del gasto militar.  Para Meyer, este proyecto, de “dudosa utilidad” y de “elevadísimo coste” es una “vergüenza”, ya que en su opinión, “es intolerable que todos los esfuerzos económicos, tecnológicos y de inversiones de la OTAN se empleen para preparar la guerra y no para alcanzar los Objetivos del Milenio”.

 

“Y es que Izquierda Unida aboga desde su nacimiento por la disolución de la OTAN, que supone una amenaza para la paz mundial. Sin embargo, el Gobierno de Zapatero acaba de poner a España en la cabeza del rearme mundial”, finalizó Meyer.

Tags: , , ,

One Comment to “Willy Meyer afirma que con la cesión de Rota para el escudo antimisiles “España se pone a la cabeza del rearme mundial””

  1. Arturo dice:

    Desde luego si tanta paz promueve la OTAN y el actual gobierno estadounidense, están dando claras muestras de justo todo lo contrario. Por si fuese poco, el actual presidente español (del que no me esperaba una cosa así), está confirmando con su decisión, que es un presidente que más directamente de lo que me gustaría creer, está apoyando las guerras. ¿Qué duda cabe de que la paz no se instaura armando hasta los dientes a los países y sometiendo a otros con dichos armamentos?

    Es una buena forma de engañar al ciudadano de a pié eso del «escudo antimisiles», casi suena hasta bien, pero no es esa la realidad. La realidad es que el gobierno estadounidense y varios gobiernos de importantes países miembros de la OTAN, tienen en su agenda invadir unos cuantos países en los próximos 36 meses. Su agenda ha sido expuesta ya desde hace tiempo, y por el momento se están saliendo con la suya.

    Afganistán, Irak, Libia, Yemen, Siria, Irán, Rusia y China. Este es el orden de su agenda, y por suerte China y Rusia son conocedores de dicha agenda, por lo cual se han opuesto a la condena que la OTAN intentó llevar a buen puerto contra Siria, ya que si dicha condena llega a salir adelante, el siguiente paso que pretendían dar era el de la intervención. China y Rusia (que no son solo sus gobiernos), no lo van a permitir, y con todo lo que se pueda criticar a sus regímenes, no van a entregar la soberanía de sus pueblos ni vender la dignidad de sus habitantes a una organización corrupta y genocida hasta la saciedad, tal y como lo es la OTAN.